miércoles, 15 de septiembre de 2010

Soy tu fantasma

Una vez más soy tu fantasma
Seguro extrañaste el frío en tu espalda
Pues te veo tan pálida y sin vida
Que mi calor apenas te respira

Te traigo una pared de mis últimos besos
Para saciarte de mi delirio y saborearte
Para recorrer toda tu piel y llorarte

En cada lagrima que suelte frente a tu cama
Se reflejara tu rostro tan bello,
Que la luna bajara a tu mirada
Y mi corazón terminara en tu espada

 Te acecho desde la figura de tu cuerpo
Como una sombra en lamento
Y aunque voltees buscándome
Tu vista no podrá fijarme
Por que soy tu íntimo recuerdo
Soy tu más oscuro secreto

Con una mirada tuya
Traeré la llave de mi puerta
Para que me encuentres como soy y no soy
Para que descubras mi alma muerta

Sin olvidarte

Una vez más escribo con melancolía
Pues aunque la vida me sonríe
El brillo se pierde en un papiro de muecas y tristeza

Desde que la vi
Mi vida se pierde en un jardín
Lleno de la ternura verde
De su último beso, de su último abrazo

Y aunque contenga las lágrimas
No puedo callar que mi alma la extraña
Pero aun así, la esperare
Nunca la olvidare

Mi corazón esperara en la infinidad
Pues ella contiene la llave de mi último aliento
De mi última sonrisa y mi último recuerdo

Y así con un posdata le he dejado un te quiero

El fantasma

Te observo día a día
En las sombras del día

 Te sigo de espaldas
Y lloro de frente
Te sigo en tristezas
Y lloro por tenerte

Las nubes gritan
Los truenos del Sultan
Aúlla la vestimenta
Del único poeta

Tu piel lisa
Me convertirá en muerte
Como Medusa en su fuerte

Escuchas susurros en soledad
Y en ellos escuchas la verdad
Soy el fantasma que te acecha,
Soy el fantasma que te llora

Y con todo esto te retumbo
Que soy el que aúlla a la luna
Como los lobos lloran la agonía

Grabo tu nombre en mi ataúd
Y te espero en la defunción
De mis besos y tristeza
En mi melancolía y viveza

viernes, 10 de septiembre de 2010

El Poeta De Las Siete Luces

Abelard y Derek, dos pequeños hermanos corren por el bosque, los inmensos árboles escuchan sus cantares y sonríen a la vida de estos niños, la libertad de los hermanos les llena de gozo  y caminan con gran felicidad. De pronto hay una pausa, los dos niños observan a lo lejos a un hombre de avanzada edad, de cabello blanco y ojos brillantes, también porta  una extraña arma en su cinturón y su atuendo no parece ser normal.
    Los pequeños hermanos lo siguen en silencio, en un punto observan una pequeña choza extraña, el hombre entra a ese lugar y al cabo de unos minutos sale viendo el bosque.

     - ¿Quién me sigue? – pregunto el hombre con vista perdida en los arbustos del bosque.                          Abelard da un grito y sale de su escondite junto con Derek.

    - ¡MAMÁ!- grito Derek escondiéndose detrás de Abelard, el cual estaba con la cabeza agachada.
     Su madre era Naomi, era la mujer más hermosa del valle, hija de Kirk de Florencia y Amy de Vinci. Su esposo murió en una guerra contra el ejército de las sombras.
   
     El hombre observo todo y con una sonrisa les invito a tomar una taza de té en su choza.
       Dentro de su casa, había toneladas de libros y extraños objetos regados por todos lados.
     Después de que Abelard, Derek y Naomi se presentaran ante el  hombre, solo una pregunta quedaba dentro de las cabezas de cada uno de ellos, ¿Quién era este extraño hombre?


   - Gracias por el té, pero no nos a dicho su nombre señor-  el tono de Abelard sonaba descortés, Naomi le dio un pequeño jalon al escuchar sus vacías palabras.
    - Disculpe los malos modales de mi hijo señor- dijo Naomi sosteniendo con fuerza la escarola de Abelard.
     El hombre tiro una pequeña risa.
    -  Esta bien Naomi no tienes que disculparte, me temo que he olvidado mi nombre Abelard-  dijo el hombre con una mirada triste, perdida hacia el cielo.
  
     - ¿De donde es señor? – pregunto Naomi observando con cuidado sus labios, su respuesta resultaba algo fuera de lo normal, cualquiera hubiera dicho que esta persona esta loca, pero que tal si no es así, habría que descubrirlo.

     - Yo… vengo de una época menos civilizada…- dijo el hombre observando a Naomi directamente a los ojos.
    Derek analizo las palabras del hombre y fue entonces cuando por fin hablo.
   - Por menos civilizada, se refiere a que, ¿usted viene del pasado?-

   El hombre se recargo en su silla mientras tomaba un sorbo de su té
  - No, yo vengo del futuro-  las palabras del hombre hicieron un gran estruendo como una gran campana de la iglesia a las seis de la mañana. –Les aseguro que, esta época es mucho más civilizada que lo que les depara el futuro-   el hombre se enderezo sobre su silla fijando su vista en una pintura postrada en la pared.
      – He visto miles de cosas, mi cabeza se a llenado del conocimiento de miles de sucesos históricos, he visto imperios caer bajo sus espadas, he observado la destrucción de razas enteras, he visto como la humanidad a alcanzado las estrellas y he observado, que los hombres jamás llenan ese vacío que tienen dentro, aquel vacío que los llena de desprecio, odio y envidia – el hombre humedeció sus labios y se levanto de su silla, corrió hacia una esquina de donde saco un extraño báculo y se acercó a sus invitados.
   -  hace años conocí a un hombre, se autonombraba como El Amante De La Brillante Oscuridad, tuvimos feroces luchas. Pero fue gracias a el, que encontré las siete luces de este bosque y juntos derrotamos aquellas pruebas del destino que tuvimos que enfrentar en medio de las tinieblas- el hombre se enderezo mientras cubría sus rostro con un manto blanco y luminoso – no tengo nombre por que he muerto dos veces, pero me conocen como El Poeta De Las Siete Luces y me presento ante ustedes como el hombre reivindicado se presenta a su dios-




 “…La vida no es solo tristeza y sufrimiento, también es luz y felicidad. Las siete luces son siete pruebas que tenemos que vencer a lo largo de nuestras vidas, El Poeta De La Noche Triste lo sabia y es por eso que se convirtió en El Poeta De Las Siete Luces, pero no olvidemos… que dentro de el, aun hay melancolía que será descargada en el papiro del pesar… “

viernes, 6 de agosto de 2010

Un Sentimiento Retomado

Me contemplas con una hermosa mirada
Y mi corazón se abre para traerte a la vida
No puedo esperar a sentir tu calor
No puedo esperar a respirar tu olor

Te llevare a donde ningún humano a podido entrar
Ni los dioses del olimpo sabrán que te amo sin parar
Zeus se enfadara, pero no importa ya

Pues te tengo dentro de mi corazón
Mi amor, no me hagas esperar, aun tengo que levantar
la esperanza de la razón
Tendré que hacer un viaje a los bosques de mi altar

Vamos amor al lugar de los ángeles de la canción
Juntos aremos retumbar los cielos con besos
Y llamaremos a nuestro cielo en una glorificación
Nuestros nombres se alzaran por lo alto en cantos y versos

Nuestras almas se unirán por los milenios
Y ningún ser olvidara nuestra promesa de amor
Pasaran los siglos y jamás caeremos en deshonor
Nos hemos unidos en la eternidad de los eternos


Pides mi nombre, pero no te lo puedo dar
Nuestros destinos han sido escritos,
Pero aun no nos podemos amar
Tendré que esperar por ti, pero te asegurare que esta vez, no habrá llantos

Mi amor, mi violinista
¿Aun nos podremos encontrar?
Yo creo que si, después de todo… soy el único que te ha de amar

sábado, 24 de julio de 2010

Un Nuevo Comienzo

Ahora que mi alma a atravesado el lago sombrío
Me pregunto, ¿Aun soy el mismo?
Caigo lentamente en este lugar luminoso
Y algo retumba en mi cuerpo ansioso

Ahora mis ojos ven luz azul destellante
Sus fuertes lazos llenan mi mente
De hermosos cuerpos celestes
Y es extraño, pero hermoso

Aun siento en mis labios
El ultimo sorbo de la tristeza
Aun siento eso hermosos cantos
Aquellos que hicieron mi despedida

Después de tanto tiempo
Una línea se presenta en mi rostro
Una línea que había olvidado
Es un extraño gesto de libertad

Que hermoso es este sentir
El viento sopla con tranquilidad en este lugar
No hay miedo no existe el sufrir

Ya es tiempo de quitarme este manto
Liberarme de las cadenas del sufrimiento
Nada me ata a aquella melancolía
Ahora seré libre y volveré a la divinidad

Por fin veo mi rostro
Por fin olvido mi desaliento
Ahora recuerdo a mi persona
Mi cuerpo estaba hecho de luz
No había sombras en mi interior
¿Qué fue lo que paso?
Quizás mi titulo deberá ser olvidado
El Poeta De La Noche Triste ha muerto
Esto será el comienzo de un alma reivindicada
Este bosque es diferente y será mi almohada

Por fin he despertado
Esta sonrisa es de algo más que compasión
Ahora soy un hombre recordado

jueves, 22 de julio de 2010

El Poeta De La Noche Triste VI

Doy pasos sin pensar en el camino, lentamente me entrego a mi sufrimiento en este bosque sombrío y te busco en lo más profundo de la oscuridad. Podría lamentarme sin llorar, pero no, decidí lamentar tu ausencia en mi corazón, mi bella violinista, es mi perdición.
  
    El hombre de la capa camina con el viento, siente el calor de su fría brisa y se sienta bajo el árbol maldito, toma las últimas hojas de su libro eterno y grita a la luna que aparezca su única amiga…

     - Así que, el poeta de nuevo me llama- la mujer del vestido negro, emerge como una luz aparece en las tinieblas. – eres irónico amigo mío, aun tienes en tus ojos el mismo brillo, que hace dos años tuviste por la misma mujer- respondió la única amiga que, ya había olvidado su rostro detrás de las manchas oscuras del temor y del fervor.
    
    - Sabes que no tengo nadie en quien confiar… amiga mía, tú sabes cuanto la amo, sabes que entregaría mi alma a los dioses, solo para tenerla conmigo- respondió el poeta
 
   El poeta no mentía, la amaba tanto que el solo escuchar su voz le traía la vida en su corazón roto. El poeta, se había pasado los últimos meses escribiendo en el papiro del pesar, un extraño papiro místico, donde solo el poeta sabia como escribir su tristeza.
La mujer del vestido negro hizo una mueca, tomo un pedazo de corteza del árbol maldito y lo estrello contra el suelo.
   -Esto poeta, esto es lo que tienes en tu corazón: terror, ruido, tristeza y odio. Todo forma un estruendo que pronto terminara destrozándote- dijo la mujer con lágrimas en los ojos.

  El poeta solo se levanto tirando el papiro del pesar al lago, volteo a ver a la bella mujer y dejo caer lagrimas mientras suspiraba con gran temor, pues su amor lo había consumido, pero no para bien, su amor le había traído toda la desesperanza que un hombre pueda tener.
Dio un par de pasos a ciegas y escucho la melodía de la doncella, la melodía de la violinista. Sabía que se acercaba con gozo y felicidad.
El poeta se apresuro a terminar de hablar con la bella de negro, pues se estaba desvaneciendo con rapidez.
     - Amiga mía… me despido de ti, pues hoy he de irme y hundirme en el lago, me iré de este tormento de bosque, dejare que el árbol se quede solo y atormentado, y dejare que la luna te llame a ti, amiga mía… espero volver a verte- El poeta recito cada palabra con un nudo en la garganta, se despedía de su única felicidad, solo para ver si encontraría felicidad al otro lado del lago.
 La bella solo sonrió dando un adiós, y dejo que su alma se convirtiera en flores destellantes y rojas, cada una de ellas portaba luz a donde no había más de ella. Su vestido se convirtió en un manto que, cubría las estrellas en negro y en blanco. La bella del vestido negro se había ido a vivir con su último momento de felicidad.

   La violinista lentamente se acercó tocando las notas perfectas de la melancolía y tristeza.
Reposó su cuerpo en una roca gris y dejo a su talento llamar a las estrellas desaparecidas. Cada nota que tocaba, se convertía en miles de ideas, miles de sueños. Cada nota que tocaba, se convertía en lo que el poeta había añorado por años.
  El poeta se acerco sin temor y se sentó a un lado de ella, la violinista no se percato de que, quien amaba estaba junto a ella.

    - Dime hermosa violinista… ¿Qué es lo que vez en mi?- El poeta produjo sus palabras con una mirada tensa y dormida hacia abajo.
    - En ti veo lo que nadie ve, veo que amas a alguien que no sabe de ti, amas a alguien que no entiende tu por que, tu… poeta amas a alguien que no puede ser para ti- la violinista ya había dejado su violín a un lado, para escuchar las palabras del poeta, que tanto había leído en su diario.
 El poeta tomo un poco de aliento y despejo su alma de desaliento.
    -Dime violinista, ¿Por qué siempre, que te digo “te amo” haz de desvanecerte? Es mi último momento en el bosque y tu solo me miras como una persona cualquiera, hemos vivido juntos felicidad y tristeza, dime… ¿Qué es lo que tiene aquel hombre que no tenga yo?- El poeta se estremecía en cada palabra hablada, el poeta ya no temía decir lo que sentía, el poeta de verdad estaba cansado de recibir tanta tristeza y desaliento. – me he perdido por años en tu belleza, en tu cabello largo y hermoso, en tus labios, en tus besos y abrazos, me he perdido en tus ojos. Pero te anhelo tanto, que esta mascara jamás he olvidado- El poeta agrego con tristeza y enojo.
 

     La violinista volvió a tomar su violín, tocando sus malditas notas, clavando en el poeta una pizca de ira y enojo.
 El poeta se levanto quitándose el manto dejando ver su rostro después de tanto.
    - no te preocupes mas violinista, hoy me iré, dejare este lugar solo para ti, pues nuestros destinos se cruzaron… pero jamás estarán unidos- El poeta tomo a la violinista y le dio un beso en sus labios, dejo que el poder de sus versos entraran por su boca y unió ese momento en el infinito de lo eterno. El poeta dejo a la violinista en un momento de silencio, mientras el se dirigía lentamente al lago, lentamente se sumergió con una ultima sonrisa de esperanza, la violinista solo lo vio desvanecerse y toco sus labios con curiosidad, pues ella no se había percatado de lo que sentía en su melodía.
   
      El Poeta De La Noche Triste dejo unas últimas palabras escritas con sangre en lago, el último mensaje, que aparece en el sueño de la amada que lo espera… ¿Qué es? No lo se… solo puedo decirte…que su corazón no fue entregado con justicia, pues solo hizo crecer su vacío dentro de el.

El Poeta De La Noche Triste V

Siento algo dentro de mí
Escucha la tragedia del sufrir
No puedo tocar este sentir
Ni siquiera te das cuenta de mí…

Soy como una burbuja para ti
Me reviento al tocar tu piel
Y caigo a lo insondable en tu hiel

En mi desconsuelo escucho la codicia
De la nostalgia en la melancolía
Y te escribo una lágrima
En tu amada mejilla

Me introduje en tus temores
Para que solo tuvieras ilusiones
Pero solo me convertí en horrores
Y te asuste siempre que aparecí en ilusiones

Soy aquel poeta del bosque sombrío
El del bosque triste y quebrantado
Aquel hombre que se hace llamar ordinario
Aquel que solo te susurra en llanto

Soy el que solo vive en oscuridad
El que vive en pesadillas
El que vive en soledad

Mi manto oscuro
Me cubre el rostro
Pero no cubre mi corazón
Solo cubre mi razón…

El Poeta De La Noche Triste IV

La violinista observa
Su rostro en el lago
Aquel que le di con llanto
Y llaves de encanto

El violín suena sus últimas notas
Y yo tengo odio en gotas
Mi despedida se acaba en papel
Y mi vida se llena con una babel

Me atrevo a tocarle
Ella no desaparece esta vez
Y me deja acariciarle
Sus manos beso con ternura y gozo

Me postro y abrazo su vestido
Ella toca su violín sin percatar
Que soy yo quien la ha de rescatar

De pronto observo la luna
Y me doy cuenta
De que una ilusión
Fue todo mi corazón

Lloro palabras en este pedazo de papel
Y la violinista desaparece de nuevo
En aquel lago escrito en papel

El violín llora
Un diluvio de notas
Que hacen de mis lágrimas unas gotas

Todo se nubla
Y el violín zumba
La bella música
De la violinista deseada 



Toca con tu calor, y yo te llenare con mi amor… todo mi corazón con toda tu inspiración…

miércoles, 21 de julio de 2010

El Poeta De La Noche Triste III

Agonía es la que me ha convertido
Viviendo siempre contigo
Sin poder decir jamás
El por que las lágrimas…

Camino por los oscuros senderos de mi alma
Observo al sol esconderse en mí
Y la luna llora por primera vez sin ti
Cierro los ojos con la esperanza de morir

Es exótico caminar contigo
Sin poder compartir contigo
Lo que siento en mi corazón
Me he perdido dentro de mi razón

No he perdido el derecho de la vida
Pero no hay nada por que vivirla
Si no es contigo solo hay soledad
Es por eso que quiero morirla

Tu alma se llenara de ardor
El día que confiese mi amor
Dejare las mentiras y tendré que salir
Pues todo ordinario hombre tiene que sufrir

La vida áspera y tonta
Se ha convertido en el castigo
Que tu bella sonrisa otorga
Encerrado en ella sin afecto ni afición

Mi alma te llora
Mi querida violinista
Toca de nuevo una melodía
Para mí y podré vivir hasta mediodía

Déjame escucharte de cerca mi querida
Podré dejar mis heridas
Siempre que demuestres tu melodía

Me despido de tu precioso manto
Y dejo que te vayas lejos
En el lago de mi corazón…
Tu poeta de la noche triste te ha llorado una vez más.

martes, 20 de julio de 2010

El Poeta De La Noche Triste II

Las estrellas han caído
En mi lago se han esparcido
Gozoso lúgubre rincón
El que he encontrado hoy

El llanto se esparce
En el deseoso caer de mi sangre
Lastimo tu alma con granos
Brillantes del sufrir eterno

 No puedo estar lejos de ti
Y aunque ago el mal
Entiende que no es para ti
Es solo que te gusta verme sufrir

Increíble soledad me llena
Su melancolía de felicidad me ahuyenta
Si gritas me destrozaras en vida
Y tendría que vivir muerto con vida

Me sacrifique, pero solo sentí
Arrogancia y tortura
No amor ni ternura
¡Solo soledad!

Te veo en ese lugar
Lejos de mi…
Cerca de mi…
Tu amado espera
En el lugar de la espera eterna
Soy tu poeta de la noche triste…

El Poeta De La Noche Triste

Se escucha un violín en mi bosque
Descubre la oscuridad de la que estoy rodeado
Aúllo a la luna tu nombre
Sin ser escuchado

Me postro bajo mi lago
Donde recito los versos de tu halago
Sigo el ritmo que me as llevado
En el violín olvidado

Mi pluma escribe mi pensar
Y tu alma describe mi verdad
Tu piel recorre mis labios sin cesar

Escucha de cerca tu música
Pos quiero hacerte llenar mi vida
Con la misma avaricia

De tus besos are brotar miel
Que será mi vida por siempre vivida
Y te are reposar sobre mi alma
Te are sentir el coraje de mi llama

Cada verso llegara
Con árboles y hojas
Talados del bosque que añoras

Preguntas mi nombre de nuevo
Pero ya lo olvide, nunca existió
Por que yo soy tu fantasma
Soy tu llama, soy tu luz
La vida de tu lúgubre rincón
Soy tu poeta de la noche triste mi amor…


… escucha mi latido… descubre mi pena…
Y llenaras tu vacío que no encuentras…

Mi nombre

Tu canto es hermoso
Como el de las aves al despertar
Tu piel hecha de polvo celestial
Me llena en lo más profundo que hay

Soy el hombre que respira,
Tu perfume día a día,
El hombre que llora por tu calor
Pues eres mi todo amor

Quiero llenarme de ti
Recorrer tu sílfide piel no con versos
No con palabras, ni con canciones
Solo con amores

Con cariño aspiro un beso tuyo
Con cariño aspiro estar contigo
Te querré siempre sin halago ni temor
Pues eres mi todo amor

Escribiré siempre debajo de esta luz
Siempre estaré como la sombra que soy
No te puedes enamorar de un fantasma
Pero te puedes enamorar de mi alma

Escucha mi aire
Escucha mis caricias
Escucha mi llorado calor
Escucha mi dolor

Ahora pides mi nombre
Y yo te lo daré…
Soy el que siempre te querrá
Soy el que te ama sin pensar
Soy el que te observa en la oscuridad
Mi nombre es El Poeta de la noche triste